594364925.8dd5717.5c74c20900974205bd5299154d530638
The Most Complete Guide of Ecuador

4 días en el Cuyabeno

Si deseas tener una experiencia en el corazón de la Amazonía, primero debes dormir una noche en Lago Agrio. Al menos así es como nosotros hicimos para nuestro paseo al Cuyabeno.

Antes de nuestra excursión.

Pasamos la noche en un pequeño pero cómodo hotel en la húmeda ciudad de Lago Agrio, aproximadamente a cuatro horas y media de la ciudad de Quito. Allí descansamos hasta la mañana siguiente.

Día 1

 Después de haber descansado plácidamente nos levantamos a las 6 am, ya que nos faltaban dos horas de paseo para llegar a la Reserva Faunística Cuyabeno. Las horas pasaron, mientras cantábamos en el auto, hasta que llegamos al parqueadero de la Reserva. A partir de este punto sabíamos que no necesitaríamos más nuestro automóvil, ya que el recorrido continuaba en canoa.

Tomamos nuestro equipaje y nos encontramos con los guías del hotel que nos estaban esperando allí. Ellos nos ayudaron a ubicar nuestro equipaje en la canoa y también a situarnos cómodamente en los asientos. Una vez ya instalados, comenzamos nuestra aventura por el río.

A partir de ese momento nuestro viaje hacia la Amazonía fue mágico, ya que estábamos rodeados de árboles gigantes y naturaleza viva. El sonido de los grillos y distintos pájaros era alucinante. Observabas a tus costados y habían monos brincando de rama en rama como si te estuvieran dando la bienvenida. Incluso tuvimos mucha suerte por que logramos observar una Boa (serpiente de gran tamaño) descansando en una rama a la orilla del río.

El oír el sonido de los grillos e insectos nos dió a entender la complejidad de donde estábamos y hacia donde nos dirigíamos. Lo pequeños que éramos ante la cantidad de especies que coexisten en la selva y toda su fauna.

Después de navegar por tres horas en canoa llegamos al río principal, en donde el agua se convierte como un espejo y refleja a todos los arboles y vegetación que hay al rededor, dándonos una increíble sensación, como si todo estuviese dado la vuelta.

Nuestra arribo al Eco-lodge.

Entre los riachuelos pequeños que conectan a la laguna grande, hay bastantes alojamientos ecológicos. Todos estos alojamientos son muy parecidos, ya que deben cumplir con una norma estricta que les permita funcionar en un Reserva ecológica y esta debe ser; que no moleste y  que no contamine de alguna forma la vida silvestre del Cuyabeno. Al igual, la cantidad de huéspedes por hotel es limitada, entonces recuerden reservar con tiempo sus hoteles y no dejarlo a último momento.

Al llegar a nuestro lodge nuestros guías nos ayudaron a desembarcar nuestro equipaje, realizamos nuestro check in, nos refrescamos un poco en nuestras cabañas y decidimos descansar por un momento. Inmediatamente después de nuestra pequeña siesta y deliciosa cena agarramos nuestras linternas y botas de caucho (que nos dieron los del lodge) y nos fuimos a nuestra primera caminata nocturna.

En la caminata pudimos apreciar millones de sonidos distintos que habían en la selva. Observamos sapos de muchos colores, tarántulas, hormigas gigantes e incluso serpientes. La caminata fue corta pero muy emocionante. Los guías estaban muy bien instruidos, listos para contestar cualquier pregunta de los turistas. Incluso los guías sostenían tarántulas en sus manos para que podamos apreciarlas y tomar fotos.

A nuestro regreso, tomamos canoas para retornar al lodge y observamos más de cinco caimanes. Manteniendo una distancia adecuada y con mucho cuidado logramos ver sus ojos brillosos que salían del río.

Día 2

La mañana siguiente desayunamos y enseguida tomamos una canoa para conocer una comunidad indígena llamada Tarupi (Kichua). Tuvimos la oportunidad de conocer a la gente local, quienes nos enseñaron a cosechar y hacer tortillas de yuca llamadas Casabe. Este es un alimento muy popular y apetecido para las comunidades indígenas.

También tuvimos la oportunidad de conocer al Shaman de la comunidad, quien hizo una pequeña demostración de cómo se realizan las limpias, de igual manera nos explicó cual es la conexión ancestral que tiene la naturaleza con el ser humano y como estos saberes milenarios se van transmitiendo de generación en generación.

De regreso, decidimos hacer una pequeña parada para nadar en la laguna grande. Al ser la hora del atardecer, pudimos presenciar la caída del sol que fue uno de los mejores paisajes que hemos visto en nuestras vidas.

Después de nuestra zambullida en el río regresamos al hotel, cenamos y nos fuimos a dormir.

Día 3

En nuestro tercer día tuvimos una misión, que era navegar el río en búsqueda de delfines rosados. Para esto, nos levantamos muy temprano y logramos ver un par de delfines rosados nadando en el río muy cerca nuestro. Estas curiosas criaturas solo se las puede encontrar en ríos de agua dulce en la Amazonía.

Emocionados de haber visto a los delfines rosados regresamos a nuestro hotel para desayunar. Una vez listos, volvimos en canoa a la laguna grande. Mientras remábamos nuestra canoa un grupo de mariposas amarillas sobrevoló sobre nosotros. Llegamos a un sendero en donde debíamos continuar a pie, dejamos la canoa y nos pusimos a caminar. Durante nuestra caminata en el bosque logramos observar árboles gigantes de ceibo, unos cuantos monos, loros, luciérnagas, arañas y hormigas de limón.

Dato Interesante: Los árboles de Ceibo pueden vivir hasta 600 años y crecer hasta tres metros cada año. ¡Y sus raíces pueden crecer hasta 40 metros! El ceibo es hogar de las águilas harpías, (especie símbolo de la diversidad biológica de Ecuador).

Regresamos al hotel para el almuerzo y enseguida volvimos a salir en la canoa para ver el atardecer desde la laguna grande. Nos quedamos allí nadando hasta que se fue obscureciendo. Fuimos de vuelta al lodge y preguntamos a los guías si es que era posible que nos llevaran a ver las estrellas. Los guías muy amables nos llevaron nuevamente en canoa a ver las estrellas. Fue una experiencia impresionante ver las estrellas reflejadas en el rio, junto con la cordillera de arboles. Fue el final perfecto para nuestra aventura en la Amazonía.

Día 4

El día siguiente nos levantamos temprano para observar a las diferentes especies de pájaros en un mirador exclusivo para ello, tomamos nuestro desayuno y nos fuimos del hotel. Cuando llegamos al parqueadero donde habíamos dejado nuestro automóvil nos dimos cuenta de que el final de nuestro paseo había llegado.

Recomendación 

Si no viajas en automóvil, puedes programar junto con tu lodge para que te lleven de regreso a Lago Agrio sin ningún problema y de ahí ir directo al aeropuerto y tomar tu vuelo a la ciudad de Quito.

Y si estas buscando un viaje de menor presupuesto, puedes hacer arreglos de antemano para que un transporte privado te recoja de Lago Agrio para tu regreso a Quito.


English

Comments (2):

Leave a Reply

%d bloggers like this: