594364925.8dd5717.5c74c20900974205bd5299154d530638
The Most Complete Guide of Ecuador

De Yunguilla a Maquipucuna: Trekking a través de valles biodiversos y senderos ancestrales

Yunguilla y Maquipucuna, dos sitios que pertenecen al Distrito Metropolitano de Quito se encuentran dentro de la Región del Chocó – recientemente proclamada como ¡Reserva Mundial de la Biosfera!

Además de sus maravillas naturales, la región también fue el hogar de los Yumbos, un grupo étnico que viajaba por las montañas para comercializar sus productos por las diferentes regiones del país e hicieron historia dejándonos los impresionantes Culuncos.

Un poco de historia: Los Yumbos y los Culuncos

Los Yumbos eran un gran grupo étnico que habitaba el territorio de las montañas del noroeste de los Andes, en las provincias que ahora conocemos como Cotopaxi, Pichincha e Imbabura. Su origen se remonta a los períodos preincaicos de la historia cuando los nativos de la Amazonía establecieron contacto social y comercial con los pueblos de la Sierra.

Los Yumbos no eran guerreros, eran comerciantes. Tenían una pequeña estatura y usaban grullas para balancear. También llevaban consigo una “chala” donde guardaban su comida, y la cual colgaban en su frente (¡envés de su hombro!).

Durante el 1640-1650, los Yumbos recorrieron los emblemáticos “Culuncos” que cruzan Yunguilla, con el fin de intercambiar productos como frutas, pescados, carnes y plantas exóticas (procedentes de la costa) y maíz, chochos, sal y tubérculos (procedentes de la Sierra).

*Los Coluncos son senderos estrechos en lo profundo del bosque que se habrían hacia la costa desde el interior del bosque (para protegerse del sol y la lluvia).

Dato Curioso: La palabra Culuncos proviene del sonido del agua que se mueve dentro de las Surrunas (bolsas de agua, o cantimploras modernas) cuando están en movimiento hacen “culun, culun.”

Los Yumbos nunca se enfocaron en establecerse y construir un imperio, sino que viajaban como nómadas alrededor de las cadenas montañosas de Ecuador.

Sin embargo, desaparecieron durante el siglo XIX debido a la erupción del volcán Pichincha, que devastó el área del Pululahua.

Evidencia de su existencia, y del uso de los Culuncos se han encontrado en la zona

  1. Una de las piezas más emblemáticas de la evidencia de los Yumbos es Tulipe, un lugar sagrado que solía ser un centro ceremonial. Los vestigios siguen en pie.
  2. Los petroglifos inscritos en piedra fueron encontrados en Tulipe y se encuentran dispersos alrededor del noroeste.
  3. Los Culuncos: no fueron construidos por los Yumbos, son el resultado de erosiones causadas por fuertes lluvias. Debido a que los Yumbos recorrían mucho esas rutas, poco a poco comenzaron a tomar esta forma.

¿Sabía usted? Durante la década de 1940/1950, los Coluncos se utilizaron para el contrabando de alcohol (un estimado de 200 mulas se concentraban en la zona). Las razones por las que se deseaba licor duro eran: 1. había un impuesto muy alto sobre el alcohol y 2. El aguardiente tenía un grado muy alto de alcohol (¡entre 60-70 grados!).

Yunguilla: Se convierte en un destino turístico

Antes de la Reforma Agraria, Yunguilla estaba compuesta por 3 haciendas: Rosaspamba, Yunguilla y Hacienda Pela Gallo. Rica en historia, y en una zona de alta biodiversidad, Yunguilla continuó existiendo a medida que pasaban los años.

El turismo no estaba en la mente de los lugareños sino hasta 1995, cuando llegaron turistas de los Países Bajos y pidieron un recorrido por la zona. ¡No podían creerlo! Y cuando empezaron a considerar el turismo, no pensaron que tenían la capacidad / recursos adecuados. Pero empezaron a trabajar en ello y recibieron 80 turistas en su primer año.

En los últimos veinte años las comunidades locales se han esmerado en crear rutas recreativas en la zona, con la esperanza de atraer a más personas de la ciudad y enseñarles sobre la historia del valle y los esfuerzos de conservación que se están aplicando para proteger su biodiversidad. El número ha subido a 5.000 turistas al año, con cerca del 60% de ellos que se quedan a dormir en la comunidad (la mitad son nacionales / la mitad internacionales.) Yunguilla es un gran destino para el intercambio cultural porque se puede permanecer dentro de la comunidad y experimentar la vida de hacienda, en medio de un paraíso nublado.

Para llegar

¿Cómo llegar allí? Yunguilla está a 1 hora y 15 minutos de Quito. Una vez que haya pasado Calacalí, llegará al antiguo peaje donde un letrero dice “Yunguilla Turismo Comunitario”, continúe por la carretera pavimentada durante 10 minutos.

Puede utilizar su propio vehículo hasta llegar al parqueadero en Yunguilla y luego debe dejarlo ahí para iniciar el recorrido. (Siempre que visite, debe tener un guía y utilizar el transporte de la comunidad.)

Una vez que llegue allí, encontrará una tienda comunitaria donde se puede comprar todos los productos hechos por miembros de la comunidad. Recomendamos la deliciosa mermelada preparada por Gloria, la que Rosita, la tendera, nos hizo probar.

Nuestro guía turístico, Galindo, nos recibió en la tienda. Se presentó y se sintió orgulloso al decirnos que era hijo de uno de los primeros fundadores de la comunidad y actual administrador del Proyecto Yunguilla.

Tours

Cuando planifique su visita a Yunguilla puede elegir uno de los varios tours donde se puede aprender más sobre los Yumbos y los Coluncos, y el contrabando que sucedió después en el tiempo.

En un día despejado, se pueden ver volcanes como Mojanda, Fuya Fuya, el cráter del Pululahua, el Pichincha, el Imbabura y el Cotacachi a lo lejos.

Estos tours incluyen:

Día Completo en la Hacienda: un recorrido por la hacienda que incluye una visita a los jardines comunitarios ($20.00).

Día Completo de los Culuncos: una visita al mirador de Chochal por la mañana (para admirar los Culuncos), almuerzo y hacienda ($28.00).

Excursión de 2 días: 1 noche en un albergue familiar, un día en la hacienda y al día siguiente visita a los Culuncos ($70.00).

Trekking por los Culuncos: De Yunguilla a Maquipucuna

Durante nuestra visita decidimos embarcarnos en la aventura completa y recorrer el tramo de los Culuncos que todavía está habilitado. Saliendo de Zizipunta (un cementerio Yumbo), una caminata de 8 horas nos llevó a través del bosque hasta Maquipucuna. (Los Culuncos partieron originalmente de Tulipe y llegaban hasta Rumipamba).

Un Valle Biodiverso

Hace algunos meses, esta zona fue denominada ¡Reserva Mundial de la Biosfera! Mientras caminábamos por el bosque, admirados por la flora y la fauna, nos dimos cuenta del por qué. Todo era verde, y había mucha agua. Vimos orquídeas y cientos de pájaros. Nuestro guía también explicó sobre otros animales que habitan la región e incluyen

  • Osos de Anteojos
  • Pumas
  • Venados
  • Pájaros Jumbo
  • Tucanes
  • 27 especies de colibríes
  • Tangaras
  • Loros
  • Pava Andina
  • Jaguarundis

La flora es bastante impresionante, también:

  • Flor de Mayo (una flor púrpura)
  • Dedo de Bruja (flores tomates)
  • Helechos (una de las especies más antiguas del mundo, sobrevivió a la Edad de Hielo)
  • Cedros de 15m
  • Más de 400 especies de orquídeas

¡El paisaje fue mágico y místico!

Durante nuestro viaje cruzamos dos ríos, el Santa Rosa y el Umachaca. El río Umachaca recorrió a nuestro lado durante la mayor parte del camino.  Después de 8 horas, llegamos a Maquipucuna Lodge completamente impresionados. Cansados, pero encantados.

Maquipucuna

Al lado del río encontramos un restaurante donde descansamos y disfrutamos de una gran comida vegetariana. El alojamiento estuvo excelente, todo lo que había estaba hecho de caña y madera. El sonido del río nos acompañó por la noche y los colibríes tararearon a nuestro alrededor durante el día.

Dentro de la reserva Maquipucuna hay muchas actividades para los turistas, tales como observación de aves (¡despertamos a las 6 para poder ver algunas de las aves más peculiares!), senderos, cascadas, un centro de investigación, y un orquidiario (¡donde se pueden encontrar varias orquídeas endémicas!). También es el mejor lugar para avistar osos durante la temporada!

Algunas de las aves que vimos en nuestra sesión de observación de aves al amanecer incluyeron el Pato de los Torrentes, la Granicera, el Tucán Arasal y el Tanangero. Sin embargo, ¡existen 400 especies de aves dentro de la reserva!


Ya sea que usted viva en Quito o esté de visita desde más lejos, le animamos a venir a Yunguilla, y si puede, camine todo el sendero hasta Maquipucuna. ¡Contribuya al turismo local y mantenga vivo este increíble testamento de la naturaleza y la historia!

ENGLISH

Comments (2):

Leave a Reply

%d bloggers like this: