594364925.8dd5717.5c74c20900974205bd5299154d530638
The Most Complete Guide of Ecuador

Rafting y Canyoning en Baños

Después de caminar por Baños, visitando más de 3 agencias de turismo (las encontrarás por toda la ciudad), nos decidimos por el tur de Rafting-Canyoning ofrecido por Imagine Ecuador. El costo para todo el día, incluyendo transporte, comida, actividades y equipo fue de $60 por persona. En realidad es un poco vergonzoso admitir, pero dejamos que la evaluación la hagan los chicos de nuestro grupo y ellos eligieron Imagine Ecuador debido a los jugos ilimitados incluidos en el almuerzo. Dicho esto, casi todos los operadores turísticos ofrecen  tarifas similares, equipos y el mismo nivel de profesionalidad. Pagamos y nos informaron sobre el itinerario. Nos reuniríamos en la agencia al día siguiente a las 8 de la mañana para salir al rafting en el río Pastaza, a 40 minutos de Baños. 

Preparándonos

Viajar en grupos puede ser un poco desorganizado, y éramos 12, así que como puedes imaginar no estuvimos allí a las 8 en punto. Sin embargo, cerca de las 8:30 todos habíamos elegido nuestros zapatos, cascos y trajes de neopreno, y ¡estábamos listos para salir! Nos acomodamos en dos furgonetas diferentes y nos dirigimos al punto de partida de nuestra primera actividad: el rafting. Todos compramos algo rápido de comer en el restaurante justo al lado de la agencia de turismo, así que comimos y descansamos durante el viaje, mientras nos adentramos más en la cuenca del Amazonas. A nuestra llegada junto al río comenzamos a preparar nuestro equipo.

Rafting

Nos colocamos nuestros trajes de neopreno, nos pusimos los zapatos Venus y el casco, y nos dirigimos a la balsa estacionada fuera del río donde el guía estaba esperando para darnos instrucciones. Nos separaron en dos grupos de 6, un grupo era para los que hablaban en inglés y el otro grupo para los de español. Después de una charla de 15 minutos, con ejercicios de entrenamiento incluidos, estábamos listos para salir. Cada balsa cuenta con 1 o 2 guías + tu grupo, por lo que te sentirás muy seguro y protegido. Además del guía a bordo, también vas con kayakers de seguridad (que también sirven como paparazis) navegando junto a cada balsa en caso de que alguien se caiga y se separe del grupo.

El río ese día estuvo fuerte, había sido una semana de fuertes lluvias. Por suerte, el cielo estaba azul y estábamos emocionados y listos para remar. El guía eligió dos capitanes de equipo y le pusimos un nombre a nuestra balsa, ¡cantando una barra de aliento para nuestro grupo! Llevamos la balsa al río y abordamos, uno por uno.  Una vez que estábamos listos para ir, comenzamos a remar como los capitanes del equipo nos dirigieron: 1, 2, 1, 2.

En poco tiempo estábamos montando olas de hasta 1 m de altura, todos concentrados en un esfuerzo de equipo para estar sincronizados y mantener nuestra balsa en marcha. Todo el camino por el río fue una mezcla de adrenalina, risas, unas pocas caídas, rápidos increíbles, y ¡una emoción generalizada y de alegría! A nuestro lado, la exuberante y tan verde vegetación de la selva tropical contrastaba con los claros cielos azules. El cálido sol hizo que nos arrojáramos al río para refrescarnos. Entre la diversión y el esfuerzo físico, ¡nuestra experiencia de rafting fue todo un éxito! Paramos a un lado del río, llevamos nuestra balsa hasta el remolque de la furgoneta y nos cambamos a nuestra ropa seca. 

Hora del Almuerzo

Después en el itinerario estaba el almuerzo, y en este punto ¡todos lo estábamos esperando con ansias! A sólo 10 minutos por la carretera, nos bajamos de la furgoneta y nos sentamos en un pequeño restaurante que permitía ver la frondosa selva tropical. El sitio era muy sencillo y la comida estaba bien, pero ¡la vista era algo como sacado de un libro! Verde por todas partes, palmeras y árboles enormes, el viento soplaba lentamente y se movía por la montaña la cual era toda una pared verde. Pequeñas cascadas hacían su camino por esa pared. El sonido del río era envolvente. Tuvimos una comida agradable, disfrutamos de la naturaleza a nuestro alrededor, y pronto volvimos a la furgoneta. Canyoning venía después.

Canyoning

A 15 minutos del restaurante llegamos a un pequeño comedor con un mirador donde los guías desempaquetaron el equipo y nos entregaron los trajes de neopreno (diferentes a los de la mañana), nuestros zapatos y nuestros cascos. Nos pusimos los trajes de baño, nos colocamos los trajes de neopreno y una vez que estábamos listos Liz, nuestra guía, nos dio instrucciones. Ató cuerdas en una palmera junto al estacionamiento e hizo la demonstración. Ella nos mostró cómo acoplar nuestra línea de seguridad, cómo descender en rapel y cómo saltar correctamente.

En este punto, todos estábamos empapados en sudor porque el sol todavía brillaba y los trajes de neopreno eran muy gruesos. Saltamos a un pequeño estanque en la parte posterior del estacionamiento sólo para mojar nuestras cabezas y comenzamos a caminar hasta el cañón.

Una vez en la entrada del cañón, Liz nos hizo a todos presentarnos en un video y comenzamos a hacer nuestro camino hacia las cascadas.

El primer salto fue pequeño, y tuvimos que caer sobre nuestras espaldas porque el agua no era lo suficientemente profunda como para que nos cubra. Después de que todos fuimos “iniciados” en nuestra aventura, caminamos hasta el segundo salto, ¡una caída de 10 m de altura! Las palabras de aliento y la adrenalina del momento fueron suficientes para que todos diéramos el salto (uno a la vez). Debajo, un guía nos estaba esperando con una cuerda para sacarnos a un costado donde acoplamos nuestro arnés a la línea de seguridad. Ahora tocaba descender en rapel.

Sólo fueron 2 m de rapel seguidos por un salto, y podías simplemente dejarte caer hacia atrás y abrir los brazos, sintiendo toda la aventura. Después de reagruparnos, continuamos haciendo nuestro camino por el río, caminando a través de rocas resbaladizas y cascadas. En un momento de la aventura, el guía nos entregó gafas protectoras para que pudiéramos nadar más allá de una cascada, ¡el agua estaba tan clara!

Vinieron más descensos en rapel y saltos y nos concentrábamos en nuestros movimientos y colocación de los pies. Tuvimos que tomarnos descansos para absorberlo todo. El lugar era como algo sacado de un libro de fantasía, el musgo cubría las paredes, enormes rocas, aguas transparentes, todo era verde y fresco. El componente de aventura a veces te hace olvidar dónde estás, así que mantén la calma, mira a tu alrededor, siéntate, descansa y contempla. Entonces continúa concentrándote en las actividades. El canyoning fue un poco más exigente de lo que pensábamos, pero extremadamente gratificante. Al final, llegamos al último salto ansiosos por cambiarnos a nuestra ropa seca (habíamos estado mojados durante horas y empezó a llover en la última cascada) y hablar sobre lo que habíamos acabado de hacer.

Lo que nos llevamos

Canyoning no es para todos, puede ser un poco extremo o incluso cansado para alguien que no está en buena forma. Si tienes miedo de las alturas, o tienes problemas para mantener la calma en el agua (a veces te caes cerca de la cascada y tienes que saber nadar para salir sin luchar) entonces probablemente ésta no sea la aventura para ti. Pero, si te gusta la adrenalina, no hay nada como esta experiencia.

En general, el tour fue muy barato, los guías estaban bien entrenados y el equipo estaba en buenas condiciones, pero sobre todo, el componente natural superó todas nuestras expectativas. Baños es realmente mágico. El cañón es revitalizante y lleno de vida.

Puedes hacer esto con un amigo, o incluso solo tu mismo (te unirás a otro grupo), pero si puedes, estas actividades son muy divertidas cuando se hacen en grupos. Sentirás apoyo cuando estés cansado, te sentirás seguro de tener a tus amigos cerca y es una gran experiencia que te acercará a todos.

ENGLISH

Comments (1):

Leave a Reply

%d bloggers like this: